Inici || Castellano | English
facebook twitter youtube issuu picasa rss

1 de agosto de 2013: tres años de prohibición de las bombas en racimo

El 1 de agosto. La Coalición contra las Bombas en Racimo celebra los efectos positivos que ha tenido para miles de personas la entrada en vigor de la Convención sobre Bombas en Racimo hace justo tres años. Los miembros de la coalición aprovechan también la jornada para hacer un llamamiento a los Estados que todavía no lo han hecho para que se sumen al Tratado.

El impacto del Tratado

Desde que la Convención sobre Bombas de en Racimo entró en vigor el 1 de agosto de 2010, ningún país miembro del Tratado ha usado este tipo de munición. Además, se han hecho progresos muy significativos en términos de prevención gracias a la destrucción de centenares de miles de bombas en racimo almacenadas, que contenían decenas de millones de submuniciones. También se ha avanzado mucho en la limpieza de tierras contaminadas y en la asistencia a las víctimas.

“En tres años, la Convención sobre Bombas en Racimo se ha fortalecido llegando a los 112 Estados firmantes y se ha logrado un progreso crucial al consolidar un apoyo global para la prohibición de este arma atroz que mata y mutila personas de forma indiscriminada. Pero todavía hay trabajo por hacer. Debemos conseguir que todos los Estados se unan a la Convención,” afirma la directora de la campaña internacional, Sarah Blakemore.

Temas pendientes

A pesar de los adelantos globales, en los últimos meses las fuerzas armadas de Siria han usado bombas en racimo. Una de las organizaciones miembro de la CMC, la Human Rights Watch ha informado de más de 156 ataques con bombas en racimo en al menos 119 localidades de todo Siria entre octubre de 2012 y marzo de 2013, con un uso continuado que ha provocado el incremento del número de víctimas en la zona, incluidos niños y mujeres.

El uso de estas armas, producidas hace décadas por la Unión Soviética, en Siria, demuestra la necesidad de que todos los países del mundo destruyan sus stocks y renuncien a estas armas para evitar su uso futuro y estigmatizar la producción de bombas en racimo. Ciento trece países han denunciado en los últimos meses este uso de bombas en racimo en Siria.

La campaña

Supervivientes de bombas en racimo y activistas de todo el mundo organizan acciones para el 1 de agosto para pedir a los Estados que avancen en la erradicación de estas armas. Algunas de las acciones en países como Bosnia, Camboya, la República Democrática del Congo y Corea del Sur servirán para reclamar a los respectivos gobiernos que limpien las zonas afectadas, que firmen y/o ratifiquen el tratado y que no produzcan más bombas en racimo.

 
Estas acciones tienen lugar un mes antes de que se celebre el Cuarto Encuentro de Estados Miembro de la Convención sobre Bombas en Racimo. Entre el 9 y el 13 de septiembre, la cumbre reunirá representantes de más de un centenar de países en Lusaka, Zambia.