Inici || Castellano | English
facebook twitter youtube issuu picasa rss
27 juliol 2012

La batalla por el Tratado sobre el Comercio de Armas continúa, mientras los gobiernos optan por aplazar el acuerdo final

Nueva York. La lucha por poner fin al comercio ilegal e irresponsable de armas continúa, después de que los delegados de las Naciones Unidas hayan fracasado y no hayan sabido alcanzar el consenso para acordar un Tratado sobre el Comercio de Armas, afirman las ONG.

La coalición Armas Bajo Control asegura que la falta de acuerdo en el texto final ha sido decepcionante pero no es el final de la historia. Añaden que el impulso de estos días debe recogerse para lograr un tratado internacional y legalmente vinculante que ponga el comercio de armas bajo control. Ahora, los gobiernos, tienen una segunda oportunidad para hacer que el Tratado sea una realidad llevando el texto a la Asamblea General, en otoño.

Un grupo de más de 90 países han hecho una declaración conjunta, leída por México, diciendo que “están determinados a garantizar un Tratado sobre el Comercio de Armas en la mayor brevedad posible. Uno que permita un mundo más seguro, por el bien de toda la humanidad.”

Durante todo el mes ha habido un apoyo mayoritario para que el Tratado sobre Comercio de Armas, incluyera todas las armas convencionales incluidas las municiones, y para que se basara en las estrictas reglas internacionales de los derechos humanos y del derecho humanitario.

En las horas finales de las negociaciones, el consenso ha sido bloqueado por los Estados Unidos, Rusia, la República Democrática de Corea, Cuba y Venezuela, todos ellos pidiendo más tiempo. Ahora, la Asamblea General debe actuar con rapidez para mejorar el texto y establecer un proceso para conseguir un acuerdo.

Jordi Armadans, director de la Fundació per la Pau

“Es decepcionante constatar la falta de responsabilidad de algunos Gobiernos al permitir que continúe la proliferación y el descontrol de las armas, con las terribles consecuencias en la pérdida de vidas humanas que provoca. Pero desde la sociedad civil debemos ser capaces de contrarrestar esta carencia de responsabilidad y volver a impulsar una dinámica positiva que permita aprobar un Tratado sobre el Comercio de Armas. Hemos empezado una dinámica que ya no se puede parar. Estoy plenamente convencido de que en un periodo 5 años tendremos un Tratado.”
    
Jeff Abramson, director del Secretariado de Armas Bajo Control, asegura:

“Hemos estado luchando más de 10 años por un Tratado sobre el Comercio de Armas sólido, y la lucha continúa. No abandonaremos, hasta que un nuevo y fuerte tratado sea una realidad. El hecho de no haber conseguido el consenso en esta conferencia es, por supuesto, un grave contratiempo, pero la gran mayoría de países se han mostrado dispuestos a llegar a un acuerdo para evitar la venta de armas a violadores de los derechos humanos. Ahora sólo deben aclarar el detalle de cómo se hará.”

La coordinadora de Oxfam de Armas Bajo Control, Anna Macdonald, afirma:

“Los países clave han rebajado las expectativas y han dejado el resto del mundo decepcionado. Hoy era el día para tener coraje político, no para retrasos ni rebajas. Más de 50.000 personas han muerto debido a la violencia armada durante este mes de negociaciones. El comercio de armas fuera de control, debe ser y será, parado.”

“La mayoría de gobiernos del mundo han estado de acuerdo en que necesitamos normas duras basadas en los derechos humanos y el derecho internacional humanitario, para poner el comercio de armas bajo control. Hoy han hecho una declaración confirmando su intención de ver un tratado hecho realidad. “No es una cuestión de si se hará, sino de cuando se hará. Continuaremos haciendo campaña para garantizar un tratado que salve vidas.”

Brian Wood, coordinador de Armas Bajo Control en Amnistía Internacional:

“Unos cuántos países poderosos, pocos, la China, Rusia y los Estados Unidos, no han sabido estar a la altura de sus responsabilidades. Este retraso es una oportunidad perdida para poner fin al sufrimiento humano causado por el comercio descontrolado de armas.”

Hemos tenido al alcance un acuerdo histórico y una mayoría de gobiernos de todo el mundo todavía quieren ver un Tratado sobre el Comercio de Armas robusto que proteja los derechos humanos. Confiamos en que, si estos gobiernos mantienen la presión, todavía se puede lograr un acuerdo sólido en la Asamblea General, a finales de año.”