Inici || Castellano | English
facebook twitter youtube issuu picasa rss
13 setembre 2012

La Fundació per la Pau rechaza enérgicamente la aprobación de un crédito al Ministerio de Defensa para armas

La Fundació per la Pau quiere mostrar su rechazo más enérgico a la aprobación de un crédito extraordinario para pagar compromisos contraídos en años anteriores en los diversos programas de compra de armas.

La decisión adoptada en el Consejo de Ministros de la semana pasada, fue aprobada ayer en el Congreso de los Diputados con los votos favorables del PP, PSOE, CiU, PNB y UPyD.

Durante la década de los 90, los diferentes gobiernos del Estado fueron asumiendo compromisos de compra de armamento ( Eurofigther, el avión de combate europeo; carros de combate Leopard; helicópteros de ataque Tigre, etc.) que han acabado suponiendo unas facturas pendientes de pagar que se acercan a los 30.000 millones de euros.

En los Presupuestos Generales del Estado para 2012 no estaban prácticamente contemplados pagos en este ámbito. Así, con la decisión del Consejo de Ministros, el gasto del Ministerio de Defensa se incrementa más de un 28%. Debemos recordarlo porqué cuando se presentaron los Presupuestos hace unos meses, se dijo que el gasto en Defensa se reducía un 8%.

Los responsables del Ministerio de Defensa, del Gobierno español y de los partidos políticos que han apoyado la decisión, argumentan que no se pueden desatender los compromisos contraídos.

Desde la Fundació per la Pau, aparte de preguntarnos quiénes son los responsables de las absurdas decisiones de comprometerse a comprar armas por valor de 30.000 millones de euros, tenemos claro que hay otros compromisos contraídos (en prestaciones sociales, sin ir más lejos) que son mucho más urgentes de cubrir, especialmente en el contexto de crisis económica actual.

Por todo ello, pedimos a los partidos políticos que ayer tomaron la decisión, que valoren qué es realmente prioritario en el contexto actual. Y pedimos al Presidente del Gobierno español la transferencia del dinero dedicado a la compra de nuevas armas hacia gastos de cariz social.