Inici || Castellano | English
facebook twitter youtube issuu picasa rss

Armas nucleares más modernas y menos fuerzas de paz

Continúa la modernización de las armas nucleares; el número de fuerzas de pacificación decae: SIPRI publica su anuario 2018

 

Estocolmo, 18 de junio de 2018. El Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI) lanza hoy el anuario SIPRI Yearbook 2018 que evalúa la situación actual en materia de armamentos, desarme y seguridad internacional. Las principales conclusiones incluyen que todos los estados con armamento nuclear desarrollan nuevos sistemas para estas armas y modernizan los sistemas existentes y que el número de personal desplegado en operaciones de paz en el mundo continúa cayendo mientras crece su demanda.

Fuerzas nucleares en el mundo: la reducción se mantiene lenta mientras continúa la modernización

A principios de 2018, nueve estados —Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia, China, India, Pakistán, Israel y la República Popular Democrática de Corea, (Corea del Norte)—poseían aproximadamente  14.465 armas nucleares.Esta cifra marca una disminución respecto las poco más o menos 14. 935 armas nucleares que el SIPRI calculó que tenían estos países a principios de 2017.

La disminución del número global de armas nucleares se debe principalmente a que Rusia y EE.UU. —que conjuntamente todavía contabilizan cerca del 92% de todo el armamento nuclear— reducen sus armas nucleares estratégicas en cumplimiento de la implementación del Tratado sobre las Medidas para la Ulterior Reducción y Limitación de las Armas Ofensivas Estratégicas (Nuevo START) del año 2010.

A pesar de las reducciones —limitadas— de sus fuerzas nucleares, ambos países, Rusia y los EE.UU. tienen en marcha programas a largo plazo para sustituir y modernizar sus cabezas nucleares, misiles y sistemas aéreos de lanzamiento, y las instalaciones de producción de armas nucleares. La más reciente Revisión de la Postura Nuclear (RPN) por parte de los Estados Unidos, publicada en febrero del 2018, reafirma los programas de modernización y aprueba el desarrollo de nuevas armas nucleares. La RPN también refuerza la ampliación de las opciones nucleares para disuadir y, si fuera necesario, derrotar ‘ataques estratégicos tanto nucleares como no nucleares.’

‘El renovado focos sobre la importancia estratégica de la disuasión nuclear y la capacidad es una tendencia muy preocupante,’ afirma el Embajador Jan Eliasson, presidente de la Junta Directiva del SIPRI. ‘El mundo necesita un compromiso claro de los estados nucleares con un proceso efectivo y legalmente vinculante hacia el desarme nuclear.’

Los arsenales de los otros estados con armamento nuclear son considerablemente inferiores pero todos están desarrollando o desplegando nuevos sistemas o han anunciado su intención de hacerlo. India y Pakistán están ampliando sus reservas de armas nucleares y desarrollando nuevos sistemas de lanzamiento de misiles desde tierra, mar y aire. China continúa modernizando sus sistemas de lanzamiento y poco a poco está incrementando el volumen de su arsenal nuclear.

En 2017 Corea del Norte continuó haciendo progresos técnicos en el desarrollo de sus capacidades nucleares, incluyendo las pruebas del que se consideró una arma termonuclear, el mes de septiembre. También demostró un progreso inesperado y rápido en las pruebas de dos nuevos tipos de sistemas de lanzamiento de misiles balísticos de largo alcance.

‘A pesar del claro interés internacional en el desarme nuclear reflejado en la conclusión el 2017 del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, los programas de modernización en curso de estos armamentos en los países nucleares indican que el progreso genuino hacia el desarme nuclear se mantendrá como un objetivo lejano,’ dice Shannon Kile, investigador sénior del Programa de Desarme, Control de Armas y No-Proliferación de SIPRI.

Fuerzas nucleares mundiales, enero 2018

País

Ojivas desplegadas*

Otras ojivas**

Total 2018

Total 2017

EUA

1.750

4.700

6.450

6.800

Rusia

1.600

5.250

6.850

7.000

Reino Unido

120

95

215

215

Francia

280

20

300

300

China

280

280

270

India

130–140

130–140

120–130

Paquistán

140–150

140–150

130–140

Israel

80

80

80

Corea del Norte . . . .

(10–20)

(10–20)

Total

3.750

10.715

14.465

14.935

Fuente: SIPRI Yearbook 2018
* ‘Ojivas desplegadas’ hace referencia a ojivas situadas en mísiles o ubicadas en bases con fuerzas operativas. ** ‘Otras ojivas’ hace referencia a ojivas almacenadas o reservadas y a ojivas retiradas esperando el desmantelamiento.
Las cifras totales incluyen la estimación más alta cuando se da una gama. Las cifras de Corea del Norte son inciertas y no se han incluido en las cifras totales. Todas las estimaciones son aproximadas.

 


El número de pacificadores cae globalmente pese a la creciente demanda

Durante 2017 hubo 63 operaciones de paz multilaterales activas (una más que en 2016): 25 operaciones se desarrollaron en África, 18 en Europa, 9 en Oriente Medio, 6 en Asia y Oceanía y 5 en América.

El número total de personal desplegado en operaciones multilaterales de paz disminuyó en un 4,5 % durante 2017, de 152.822 a 145.911. Cerca de tres cuartos de todo el personal tenían la base en África. El descenso del número de personal se explica por la caída, en un 7,6 %, en despliegues de las Naciones Unidas, mientras que el número de personal en operaciones no pertenecientes a la ONU creció en un 2,3 % hasta 47.557.

A pesar de que la ONU continúa siendo claramente el actor principal en operaciones de paz, los actores africanos están reivindicando un papel creciente en asuntos de paz y seguridad en África. Esto se refleja en el establecimiento, en febrero de 2017, del Group of Five for the Sahel — Grupo de Cinco por el Sahel (G5 Sahel) y Joint Forces — Fuerzas Unides (Force Conjointe des Etats du G5 Sahel, FC-G5S).

La reforma del mantenimiento de la paz de la ONU se mantuvo en una posición alta dentro de la agenda internacional en 2017. No obstante, estas discusiones fueron eclipsadas por dos otras evoluciones significativas durante el año: la creciente inseguridad del personal desplegado en operaciones de paz de la ONU; y los esfuerzos –particularmente por parte de la administración de los EE.UU.— para reducir drásticamente el presupuesto de la ONU destinado a mantener la paz.

En 2017, misiones de la ONU fueron testigos de una escalada dramática de las muertes vinculadas a actos hostiles –tanto en términos absolutos (de 34 en 2016 a 61 en 2017), como en la ratio del número de personal uniformado desplegado (de 0,31 a 0,61 %). Mientras que en años precedentes la mayoría de muertos tuvieron lugar en la misión de la ONU en Malí, en 2017 las operaciones de la ONU en la República Centroafricana y en la República Democrática del Congo también sufrieron pérdidas sustanciales.

‘Un informe independiente sobre la seguridad de los pacificadores publicada en 2017 (2017 Cruz Report), sugería que las operaciones de paz de la ONU tendrían que adoptar una postura de fuerza más robusta y con menos aversión al riesgo,’ dice Timo Smit, investigador del Programa de Gestión de Operaciones de Paz y Conflicto de SIPRI. ‘Pero esto hace surgir la cuestión, que no ha sido abordada en Cruz Report, sobre cómo la ONU tendría que generar fuerzas suficientes que a la vez estén dispuestas y sean capaces de adoptar esta postura’.

En 2017, las operaciones de paz de la ONU – como las operaciones de paz africanas – no pudieron contar con una financiación previsible y sostenible. Los recortes de presupuesto y las consecuentes reducciones de tropas supusieron que la ONU tuviera que repensar su estrategia en muchas operaciones. ‘Es realista esperar que la ONU continúe haciendo más con menos, y vale la pena arriesgarse?’ dice el Dr. Jai van der Lijn, director del Programa de Gestión de Operaciones de Paz y Conflicto del SIPRI.

‘Varios países contribuyentes en la financiación esperaban que los recortes de presupuesto se podrían utilizar pragmáticamente para fortalecer la reforma del mantenimiento de la paz. No obstante, los efectos reales de la reducción de recursos en algunas operaciones podrían poner a los pacificadores en un mayor riesgo y dejar a las poblaciones más vulnerables,’ dice Van der Lijn.

Toda la información en SIPRI.org